UPV



S√°bado, 1 junio 2013


Publicada By  Juan Marin - Ciencia, Uncategorized    

Hace unos días participé en una sesión de clausura del curso de formación para profesores de mi universidad (Título Propio de Especialista en Pedagogía Universitaria/Programa de Acogida Universitario (PAU)) y estuvimos hablando sobre publicar en investigación docente.

Quiz√°s deber√≠amos empezar respondiendo a una pregunta m√°s general ¬Ņpor qu√© publicar los resultados de investigaci√≥n?

En lugar de dar una respuesta a esta pregunta, me gustaría que dedicaras 2-3 minutos a poner todas las posibles razones por las que sería conveniente publicar (luego, si quieres, puede incluso ordenarlas de mayor a menor importancia para ti):

En segundo lugar,¬† deber√≠amos responder a esta pregunta ¬Ņqu√© es la investigaci√≥n docente? . Seguramente habr√° muchas respuestas diferentes, yo voy a daros la m√≠a:

La investigaci√≥n docente es INVESTIGACI√ďN. Por lo tanto, usa el mismo protocolo que cualquier otro tipo de investigaci√≥n sea cu√°l sea el fen√≥meno que se investigue: hay que definir una pregunta de investigaci√≥n y justificar que es pertinente e importante, que responderla aporta una contribuci√≥n a acad√©micos y profesionales; hay que recopilar el saber previo y resumirlo; hay que elegir los m√©todos m√°s adecuados para la pregunta formulada y los objetivos concretos de la investigaci√≥n; hay que recoger “datos” y analizarlos y discutirlos para acabar sacando unas conclusiones.

Lo √ļnico que la diferencia de otras investigaciones es que su pegunta de investigaci√≥n est√° relacionada con la docencia o el aprendizaje. Por lo tanto,¬† es el objeto y no el “m√©todo” lo que define la investigaci√≥n docente. Por otra parte, la investigaci√≥n docente se puede concretar para dar respuesta a cuestiones relacionadas con el aprendizaje o la docencia de diferentes disciplinas, por lo que su contribuci√≥n es importante (y seguramente esencial) para los investigadores de esas √°reas, sean √°reas de Qu√≠mica, Biolog√≠a, Derecho, Organizaci√≥n de Empresas, Ingenier√≠a o la que sea). De hecho, las m√°s prestigiosas asociaciones cient√≠ficas tienen divisiones especializadas en investigar c√≥mo se aprender la disciplina. Por otra parte, no debemos olvidar que, en el contexto cient√≠fico espa√Īol, una parte importante de la investigaci√≥n la realizan personas que son, al mismo tiempo, investigadores y docentes. Por ello, la investigaci√≥n docente nos ayuda a dar respuesta a problemas con los que nos enfrentamos todos los d√≠as para logar ser unos profesionales y unas instituciones m√°s eficientes.

Otra pregunta que quiero contestar es ¬Ņpor qu√© publicar mis investigaciones docentes? ¬Ņno ser√° esa una tarea s√≥lo de pedagogos? En mi opini√≥n, cualquier persona que es responsable de que otros aprendan (da lo mismo que los que aprendan sean doctorandos, alumnos de universidad o personal t√©cnico de las empresas), deber√≠a investigar sobre la mejor forma de fomentar aprendizaje y publicar sus resultados.

Para mi, publicar (cualquier investigación, docente o no) es importante porque:

  • Me ayuda a ser m√°s sistem√°tico (resumiendo el saber previo, recogiendo e interpretando los datos) y ser m√°s riguroso, de modo que acabo tomando mejores decisiones docentes y soy mejor profesional de la docencia.
  • Me permite convertir en “urgente” cosas que son importantes (si no me fijo plazos y objetivos de publicaci√≥n, las cosas se me van quedando para “cuando tenga tiempo” y eso no ocurre jam√°s y no mejoro mi capacitaci√≥n como profesional al servicio de la Universidad espa√Īola).
  • Me ahorra tiempo a mi y ahorra tiempo a otros, porque intercambiamos resultados y evitamos tropezar en los mismos errores o podemos aprovechar mejor los aciertos de otras personas.
  • Me permite debatir mis conclusiones y contrastar si son tan ciertas como supon√≠a. Tambi√©n me permite generalizar (o no)¬† los resultados al compararlos con las publicaciones similares en otros contextos.
  • Y deber√≠a servir para mejorar mi curriculum como investigador. Por un lado, me ayuda a depurar m√©todos y a conocer nuevas t√©cnicas que enriquecen mi capacidad para abordar problemas cada vez m√°s complejos en mi √°rea “natural” de investigaci√≥n, que es la Organizaci√≥n de Empresas. Gracias a las exigencias de la investigaci√≥n docente tengo que aprender t√©cnicas que luego aplico en investigaciones de otros campos, creando una fertilizaci√≥n cruzada muy interesante. Por otro lado, salvo que alguien se empe√Īe en ponerle “orejeras” a la Ciencia, la publicaci√≥n de resultados de investigaci√≥n en revistas de prestigio, sea del √°rea que sea, es un m√©rito indiscutible para un investigador. De hecho, cuanto m√°s diferentes son las “conversaciones cient√≠ficas” en las que se participa, m√°s m√©rito se deber√≠a considerar pues obliga a dominar marcos te√≥ricos, m√©todos y enfoques diferentes. Esta polivalencia y versatilidad es un recurso complejo, escaso y valioso; las personas que lo poseen deber√≠an ser premiados (y no penalizados) por ello.

En el fondo, los motivos para publicar e revistas cient√≠ficas mis resultados de investigaci√≥n docente, no son diferentes de los motivos que me impulsan a publicar mi investigaci√≥n en “Organizaci√≥n de Empresas”, porque tal como comentaba en la segunda pregunta de esta entrada, el proceso para hacer investigaci√≥n es el mismo e igual de riguroso, lo que cambia s√≥lo es el objeto de las preguntas que se intentan responder.

Por √ļltimo me quedar√≠a una pregunta por tratar ¬Ņd√≥nde publicar la investigaci√≥n docente?

Los congresos son una buena forma de empezar a elaborar el “borrador” de la comunicaci√≥n, pero deber√≠amos apuntar a publicar en revistas acad√©micas registradas en bases de datos de b√ļsqueda (Scopus, EBSCO, ABI y Web Of knowledge). El motivo principal es que las actas de congreso no suelen estar accesibles ni indexadas, de modo que nuestra investigaci√≥n no beneficiar√° apenas a nadie, porque, a√ļn encontrando el t√≠tulo y resumen, casi nunca podr√°n acceder a nuestro texto completo, salvo que hayan asistido al congreso (y guarden las copias de las actas). Adem√°s con el tema de congresos empieza a haber un movimiento de crear cutre-congresos que no aportan nada cient√≠ficamente a los participantes. Para detectar estos congreso-fiascos, os recomendar√≠a que mirarais la asociaci√≥n cient√≠fica y el comit√© cient√≠fico que organiza el congreso (si no hay una asociaci√≥n cient√≠fica reconocida detr√°s del congreso, o en su defecto, un comit√© plagado de expertos reconocidos, yo no me apuntar√≠a).

Sobre las revistas, lo principal es el comit√© editorial. Si las¬† personas que est√°n detr√°s de la revista son reconocidos expertos en la disciplina que quieres publicar, es un buen indicador de la seriedad. Os recomendar√≠a evitar mandar vuestros art√≠culos a revistas donde el editor es un profesional “no cient√≠fico” y que no pertenece a una instituci√≥n universitaria o cient√≠fica (sobre todo, si os piden 400-600 euros por publicaros los art√≠culos. Que hay mucha editorial no cient√≠fica que se dedica a intentar publicar ciencia como si se tratara de “libros de bolsillo”. Para m√≠ eso es dar gato por libre. ¬† Adicionalmente, cumplir criterios latindex o similares o estar en alguno de los buscadores habituales (Scopus, EBSCO, ABI y Web Of knowledge), puede ser otro √≠ndice de calidad pero nunca eliminar√≠a el primer filtro de qui√©n forma parte del comit√© editorial y que peso cient√≠fico tienen esas personas.

Asumiendo que opt√°is por una revista cient√≠fica de verdad (no las falso-cient√≠ficas que se anuncian por mail “spameando” con las listas de direcciones que capturan de las actas de congresos u otros m√©todos de dudosa legitimidad). Las opciones creo que se resumen en tres categor√≠as:

  1. Revistas de vuestra √°rea de conocimiento que admiten (a veces a rega√Īadientes) art√≠culos de investigaci√≥n docente. Si lo pone como l√≠nea de “Focus and Scope”, tendr√©is alguna posibilidad. Si no, ser√° casi una tarea imposible. Ejemplos de revistas de esta categor√≠a que NO promociona la investigaci√≥n docente en sus l√≠neas, pero que a veces publica algo: http://www.journals.elsevier.com/journal-of-operations-management/ o Cuadernos de Econom√≠a y Direcci√≥n de la Empresa y este es un ejemplo (hay poqu√≠simos)¬† de una que s√≠ lo promociona entre sus l√≠neas http://www.jiem.org/index.php/jiem/about/editorialPolicies#focusAndScope
  2. Revistas de vuestra área que se dediquen a la investigación docente. Por ejemplo, porque son el órgano de difusión de una sección de la asociación científica.  Ejemplos de estas revistas:Journal of Marketing Education, Academy of Management Learning & Education, INFORMS Transactions on Education , WSEAS Transactions on Advances in Engineering Education, Journal of Chemical Education, Journal of Engineering Education
  3. Revistas del √°rea de educaci√≥n o pedagog√≠a (requerir√°n de vosotros un mayor dominio del marco te√≥rico, m√©todos y “normas de conversaci√≥n” habituales en la pedagog√≠a). Ejemplos de esta categor√≠a de revistas: Higher Education, Innovative Higher Education, Assessment and Evaluation in Higher Education, Revista de Investigaci√≥n Educativa (RIE), RELIEVE, Revista espa√Īola de Pedagog√≠a, Revista de Educaci√≥n

1 Star2 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

2013/06/01
  Comentarios
|   Etiquetas: ,  ,  ,  |  

Publicada By  Juan Marin - Ciencia, Uncategorized    

Un a√Īo y tres meses despu√©s de que formulara la pregunta original¬† y tras varios reales Decretos, unos cu√°ntos borradores de Ley y varias¬† normas internas de mi universidad publicadas, tengo una respuesta m√°s concreta a la pregunta ¬ŅCu√°ntas horas de trabajo de profesor deber√≠a representar 1 cr√©dito ECTS?

Con todos los datos recogidos, hago un nuevo supuesto:

Un PDI (personal docente e investigador), a tiempo completo en la UPV, tiene que impartir 34 crd de docencia (ECTS)¬† por contrato. Pero si investigas (sexenio vivo y otros indices de actividad investigadora) se reconoce esa actividad como descarga docente… de forma similar a como se hace en gesti√≥n. Si investigas mucho puedes llegar a tener un m√°ximo de 16 cr√©ditos de encargo docente (es decir un 40-50% del tiempo es investigaci√≥n y el resto docencia -si haces gesti√≥n, se descarga de docencia tambi√©n). Estas cifras coinciden bastante con el primer supuesto que formul√© en su d√≠a. No iba tan desencaminado. Lo que cambia ahora es el m√≥dulo para calcular la equivaencia de ECTS y horas.

Las 1.725 horas al a√Īo (dedicaci√≥n a tiempo completo) equivalen a 34 crd. Por lo tanto 1 ECTS equivale a 50.7 horas de trabajo del profesor/investigador. Por ejemplo, una asignatura donde se impartan 5 cr√©ditos de “POD”, puede consumir 250 horas EN TOTAL (planificaci√≥n, preparar materiales, impartir, evaluar, reuniones de coordinaci√≥n, poner actas, revisiones, etc). Es decir, hay tiempo para hacer bien las cosas invirtiendo el tiempo necesario para desarrollar materiales,¬† atender a los alumnos, evaluarles formativamente etc.

Quiz√°s ahora la pregunta sea, ¬Ņcu√°nta investigaci√≥n de calidad se puede hacer dedicando 811 horas de trabajo al a√Īo a investigar? Por concretar esa pregunta con los “indices de moda” (limitados, pero sencillos de calcular), ¬Ņcu√°ntos JCRs de cuartil 1 √≥ 2 se pueden hacer al a√Īo en ese tiempo? Personalmente, no creo que sean m√°s de 1 al a√Īo -o como el chiste, uno o ninguno-.

Habr√≠a que considerarlo para que las comisiones correspondientes de sexenio y acreditaci√≥n “no se suban a la parra” y fuercen a los docentes (porque somos docentes en las Universidades Espa√Īolas) a abandonar parte de sus obligaciones para cumplir con unos criterios que, de otra manera, son¬† imposibles de cumplir.

1 Star2 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

2013/06/01
  2 comentarios
|   Etiquetas: |  

Universidad Politécnica de Valencia