Reflexiones sobre la IA de un docente universitario. Episodio 2: aprender a dar instrucciones (a humanos)

Con frecuencia creemos que, cuando damos instrucciones, lo hacemos con suficiente claridad y aportando el suficiente nivel de detalles como para que la persona, a la que le delegamos una tarea, la pueda hacer con autonomía y sin diverger demasiado de las expectativas que tenemos cuando damos esas instrucciones.

Solemos descubrir que no hemos logrado lo esperado cuando nos entregan la tarea o resultado que supuestamente encajaba con lo que habíamos pedido. Pocas veces somos conscientes que parte del “problema” lo hemos generado nosotros y que no siempre es por ineptitud de la persona a la que delegamos cosas.

Los chatbots de IAgenerativa son un banco de pruebas excelente para comprobar que, a veces, pedimos las cosas con una imprecisión tan grande, que es imposible que el resultado se parezca a lo que esperamos. Con la ventaja adicional que no tienes que esperar horas o días para descubrir que tus instrucciones no eran demasiado claras.

Yo me doy cuenta que al tercer o cuarto promt realmente estoy en disposición de hacer “el promt” adecuado con toda la informacion necesaria para que la salida se parezca bastante a lo que necesito/espero.

Con mis colegas de trabajo es posible que me pase lo mismo. Pero esas 4 iteraciones consumen dias o semanas para completarse y, en medio, se ha gastado/desperdiciado mucho esfuerzo.

Estoy intentando usar mis conversaciones con chatbots de IA para mejorar mi capacidad de dar instrucciones a humanos y acelerar el proceso de “prototipado rápido de mensajes” para delegación de tareas.

Visitas: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

*