Mi segunda tesis por artículos

Hoy se ha defendido la segunda tesis que dirijo.  De nuevo un éxito :-).

El formato de tesis por artículos no es perfecto y no gusta a todo el mundo. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes… algunos de sus inconvenientes se podrían reducir añadiendo anexos o capítulos con material adicional… pero si se añade mucho contenido extra, acabarán siendo una tesis tradicional + una tesis por artículos…. y ese no es el objetivo. Lo que pretendo con este tipo de tesis es centrarnos en la contribución esencial y eliminar «ineficiencias» (en terminología Lean Production, queremos eliminar «muda», «despilfarro»).

Esto complica la tarea del tribunal o evaluadores de la tesis…  Pero para eso está la defensa pública, para que bombardeen al doctorando con sus dudas o inquietudes y que éste pueda responderlas y dejar claro que domina el tema, que ha dedicado horas y que tiene las competencias necesarias para ser doctor (y qué mejor demostración que ser capaz de escribir artículos científicos de calidad, que es la forma de comunicarnos académicamente).

Desde mi punto de vista como director de tesis, cada versión preliminar de artículo que me presentan mis doctorandos tiene unas 20.000-30.000 palabras. Mi trabajo es ayudarles a sintetizar y resumirlo a las 6.000-7.000 palabras que, como máximo, nos admitirán las revistas. Admito que para el documento de la tesis tengamos que añadir un capítulo de introducción y uno de conclusiones para dar unidad a la tesis e integrar los tres-cuatro artículos que la componen. También es necesario, a veces, incluir una sección ampliada de metodología y, creo, que sería recomendable incluir los anexos de listados de análisis de programas estadísticos cuando la tesis es «cuantitativa»  (para que el tribunal tenga elementos de juicio y valoración). Lo que creo que no es adecuado es añadir las «14.00o» palabras eliminadas por artículo para darle más «contenido» al documento de tesis.

Un comentario en “Mi segunda tesis por artículos

  1. Juan,
    en primer lugar enhorabuena en lo que te toca como doctorando.
    Voy a contestar en letra alta…
    Por un lado están los objetivos del director y por otro los del alumno.
    El director en el fondo sólo necesita líneas de curriculum, y en ese caso la tesis por artículos es evidentemente el mejor camino.
    El alumno necesita ser doctor y ese también es el mejor camino. En el peor de los casos el director podría escribir la tesis y obtendría algo a cambio. Y ambos contentos. En realidad para algunos de mis alumnos probablemente acabe haciendo algo similar.
    Pero hay tres objetivos de aprendizaje que se pierden.
    Uno es la capacidad de sintetizar algo por uno mismo (una tesis y no cuatro artículos).
    Pero también en la tesis se aprende a leer y a escribir, uno mismo, y eso creo que no lo consigue ese formato. En ocasiones no sabemos quien lo ha escrito, pues no hay una coherencia formal que permita decir esto lo escribió este o este otro.
    Por último, la tesis debe dejar abierto el camino a muchas más investigaciones por parte del doctor (las ejecute o no). Y una tesis finalista tampoco lo consigue… o esa impresión me da a mí.
    Esos objetivos no son cuantificables, y los artículos sí… pero no creo que sean menores…
    Insisto son reflexiones en voz alta no críticas destructivas al sistema… estamos aprendiendo.

Los comentarios están cerrados.