Una respuesta más acotada a ¿Cuántas horas de trabajo de profesor debería representar 1 crédito ECTS?

Un año y tres meses después de que formulara la pregunta original  y tras varios reales Decretos, unos cuántos borradores de Ley y varias  normas internas de mi universidad publicadas, tengo una respuesta más concreta a la pregunta ¿Cuántas horas de trabajo de profesor debería representar 1 crédito ECTS?

Con todos los datos recogidos, hago un nuevo supuesto:

Un PDI (personal docente e investigador), a tiempo completo en la UPV, tiene que impartir 34 crd de docencia (ECTS)  por contrato. Pero si investigas (sexenio vivo y otros indices de actividad investigadora) se reconoce esa actividad como descarga docente… de forma similar a como se hace en gestión. Si investigas mucho puedes llegar a tener un máximo de 16 créditos de encargo docente (es decir un 40-50% del tiempo es investigación y el resto docencia -si haces gestión, se descarga de docencia también). Estas cifras coinciden bastante con el primer supuesto que formulé en su día. No iba tan desencaminado. Lo que cambia ahora es el módulo para calcular la equivaencia de ECTS y horas.

Las 1.725 horas al año (dedicación a tiempo completo) equivalen a 34 crd. Por lo tanto 1 ECTS equivale a 50.7 horas de trabajo del profesor/investigador. Por ejemplo, una asignatura donde se impartan 5 créditos de “POD”, puede consumir 250 horas EN TOTAL (planificación, preparar materiales, impartir, evaluar, reuniones de coordinación, poner actas, revisiones, etc). Es decir, hay tiempo para hacer bien las cosas invirtiendo el tiempo necesario para desarrollar materiales,  atender a los alumnos, evaluarles formativamente etc.

Quizás ahora la pregunta sea, ¿cuánta investigación de calidad se puede hacer dedicando 811 horas de trabajo al año a investigar? Por concretar esa pregunta con los “indices de moda” (limitados, pero sencillos de calcular), ¿cuántos JCRs de cuartil 1 ó 2 se pueden hacer al año en ese tiempo? Personalmente, no creo que sean más de 1 al año -o como el chiste, uno o ninguno-.

Habría que considerarlo para que las comisiones correspondientes de sexenio y acreditación “no se suban a la parra” y fuercen a los docentes (porque somos docentes en las Universidades Españolas) a abandonar parte de sus obligaciones para cumplir con unos criterios que, de otra manera, son  imposibles de cumplir.

1 Star2 Stars (4 votes, average: 0,00 out of 5)
Cargando...

Impactos: 316

Dos citas en las que pienso con frecuencia… espero que jamás se me olviden

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”.

Bertolt Brecht

y esta otra (http://es.wikiquote.org/wiki/Martin_Niemoeller)

” Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío,
Cuando finalmente vinieron a por mi,
no había nadie más que pudiera protestar”
Martin Niemoeller (pastor protestante, 1892-1984). Erróneamente atribuida a Bertolt Brecht.

Impactos: 41

Los origenes de la motivación, el palo y la zanahoria

Tanto en la investigación académica como en la práctica profesional (y social o familiar),  se han estudiado los efectos de una de las prácticas de motivación más populares: recompensas y castigos. Tan popular o frecuente ha sido, que tiene un nombre popular “palo y zanahoria”.

Desde hace tiempo se sabe que la motivación por “palo” no genera buenos resultados a largo plazo (yo me atrevería a decir que a corto tampoco, pero supongo que habrá opiniones en contra).

Lo que me ha hecho pensar este vídeo, que os enlazo, es que quizás la “motivación por zanahoria” tampoco sea adecuada, ni a corto ni a largo plazo, si eso representa perder el punto de vista esencial: lo importante no es cómo se empiezan o acaban las cosas, sino lo que haces o vives en el proceso entre el inicio y el fin de algo.

Aquí os dejo el vídeo para que opinéis por vuestra cuenta.

 

Impactos: 71

Cómo preparar una ponencia para congreso científico con éxito

Dedico esta presentación de  Jeff Borden a los amantes del PREZI.

http://prezi.com/bqh79hfqowcd/creating-a-great-conference-proposal/

Es una guía breve de recomendaciones para preparar propuestas de ponencias de congresos, en especial congresos de investigación docente, pero que puede extrapolarse a cualquier otro campo de la investigación.

Mi opinión es que es demasiado “light”. Se centra más en cuestiones de forma que de fondo. Para mi, hacer una comunicación exitosa es, ante todo, pensar en la contribución científica. Pero es bien conocido que no todos los congresos son igual de exigentes y que, en cualquier caso, la contribución sin un buen envoltorio tampoco es probable que progrese.

Impactos: 43

recomendación de lectura_What Happened to the Spain Where I Was Born?

No sé si esta vez aprenderemos la lección… creo que en España llevamos más de 500 años “cagándola” del mismo modo, aunque sea con distintas formas (podéis consultar “las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano), quizás necesitemos 500 más para aprender:

A Visit To Absurdistan What Happened to the Spain Where I Was Born?

By Juan Moreno

Y si os quedan ganas, también podéis leer:

Hay alternativas. Nuevo libro de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón con prólogo de Noam Chomsky (el libro te lo puedes descargar gratis en PDF)

 

Impactos: 6

¿se puede sentir pasión por la docencia hoy, en los tiempos que corren?

Me voy a permitir copiar un texto completo de Javier Marias que me gusta releer de cuando en cuando para recordarme porqué trabajo en lo que trabajo. Lo considero un clásico, pues han pasado ya 13 años desde que se escribió y no me parece que haya pasado de moda (ni creo que pase de moda nunca).

—————–Texto original en:

http://www.javiermarias.es/PAGINASDEVARIOS/CarmenGarciadelDiestro.html—–

Ya he hablado aquí de doña Carmen García del Diestro o más bien la señorita Cuqui, mi profesora de literatura en el colegio “Estudio” de Madrid. Hoy nonagenaria, me ha pedido unas líneas para el discurso que pronunciará en la reunión de fin de curso del profesorado actual. Le he escrito mejor una carta, y me voy a permitir resumirla porque acaso sea un homenaje no sólo a ella, sino a toda una generación de enseñantes, y porque quizá algún párrafo pueda aplicarse a cualquier profesión.

“Es esta una época en la que los docentes gozan cada vez de menor libertad, apabullados por normas, controles y pedanterías. Y así, se les permite siempre menos el uso de la imaginación y más les son impuestos el mimetismo y la uniformidad. Habrá quienes se sientan felices por ello. En todo oficio hay y ha habido gente rutinaria y perezosa, que prefiere saber a qué atenerse, no ya a diario, sino en su entera vida. Gente que sólo busca su seguridad y jamás aventura; reiteración y no riesgo; cómodas cortapisas y reglas que descarten el traicionero entusiasmo con que a veces se acometían las tareas en el pasado.

Quizá he errado el tiempo verbal, ojalá. El número va menguando, pero aún quedan personas que sí afrontan con imaginación y entusiasmo su trabajo cotidiano, y aun su vida entera que no quieren conocer ni vislumbrar así, entera, de antemano. Personas que recibirán las sorpresas con gusto, aun sí no son muy buenas, antes que sentirse programadas hasta la eternidad. Tengo para mí que ese entusiasmo -que a menudo flaquea, cómo no- y esa imaginación -basta una modesta, un grano de sal- son especialmente necesarios en la enseñanza. No ayudan los tiempos, que poco alientan y recompensan a los docentes, en lo político, lo económico y lo social. Pero aun así, el primer precepto de un profesor para consigo mismo ha de ser: YO ME DIVERTIRÉ. Eso creo, y esa fue mi divisa durante los pocos años en que, como un impostor accidental, di clases en Oxford, en Massachusetts, en Madrid. Y si algo me consta es que, si me divertía yo, los alumnos se divertían también. Se intrigaban, se preguntaban, se paraban a pensar, esperaban que al final de la hora -como en un relato- se produjera una revelación, una deducción, una conclusión no insignificante; la respuesta a un enigma, o, lo que es lo mismo, el logro de un conocimiento. Poco importaba que al sonar la campana nada de eso tuviera lugar; lo importante era su espera, su confianza en ello, su atención al proceso de la transmisión de un problema o un saber. La existencia y visión fugaz del espejismo. Creo que eso es lo fundamental: enseñar a pensar, a interesarse, a intrigarse, y eso puede conseguirse hasta con la más árida o menos práctica materia, con las matemáticas y con el latín. Pero creo también que eso sólo puede lograrse con la diversión -y por tanto con la alegría, por momentánea que sea, aunque sólo dure la duración de una clase- del que conduce ese pensamiento, ese interés, esa intriga.

Usted, desde luego, y muchos otros profesores y sobre todo profesoras de “Estudio”, fueron quienes me convencieron de lo que ahora afirmo. Fueron magistrales en todo eso, y no me crea tan ingenuo para no saber, al cabo del tiempo, que para muchos de ustedes enseñar en un colegio significaría al principio abandonar aspiraciones en teoría más altas, o la resignación y la renuncia, bajo una dictadura que se dedicaba a arrancar de cuajo las ilusiones y esperanzas de muchos españoles. No, no creo que todos ustedes tuvieran eso ya antiguo, vocación. Seguro que muchos no. Y los hubo, sin duda, que se encararían con aquellos alumnos como quien arrastra una penitencia. Y sin embargo en la mayoría, y por supuesto en usted, señorita Cuqui, se impuso sobre cualesquiera reveses, sinsabores o abandonos el deseo vehemente de su propia diversión. Y así, fueron imaginativos y alegres, arriesgados y sorprendidos, irónicos y en general risueños. Una suerte para nosotros, desde luego para mí. Y sé por eso que un mundo en el que tras una mesa o ante una pizarra no hubiera ya profesores como los que vi y escuché a lo largo de tantos años, sería mucho más triste, menos atractivo y más bobo que el que me tocó descubrir. Y como los maestros y profesores, estén considerados como lo estén hoy, lo que hacen más que ninguna otra cosa -más incluso que transmitir saber- es configurar personas, su tarea sigue siendo una de las más importantes en cualquier lugar. Así que por el bien de todos, confío en que jamás falten docentes con ese lema y que sigan el ejemplo que usted nos dio: YO ME DIVERTIRÉ. “

Que tenga muy feliz y divertida reunión.

—————————————————————

(También podría recomendaros una escena al principio de la película “lugares comunes” de Adolfo Aristarain, 2002 http://www.filmaffinity.com/es/film225948.html.  http://youtu.be/EIGch65ayJ0)

Impactos: 12

¿Cuántas horas de trabajo de profesor debería representar 1 crédito ECTS?

Mucho se ha escrito sobre el Espacio Europeo de Educación Superior y los famosos créditos ECTS. Al menos eso ha servido para llegar al acuerdo unánime que 1 crédito equivale a 20-30 horas de trabajo del alumno. A esos números se llega partiendo de considerar al alumno como un trabajador a tiempo completo que trabaja unas 1.700 horas al año (si un curso anual tiene 60 créditos en total, las horas por créditos se extraen con una simple regla de tres).

Adicionalmente, casi todas las universidades españolas, han llegado al consenso de que 1crd ECTS supone 10 horas de actividad presencial del alumno con el profesor (bien sea en clases téoricas, prácticas o sesiones de problemas). Por lo tanto, el resto del tiempo el alumno lo puede/debe invertir en seminarios, asistencia a tutoría o trabajo autónomo.

Y parece que hasta aquí han llegado las ganas de hacer números. Desde hace tiempo estoy buscando una justificación sobre cuántas horas de dedicación del profesor debería representar 1 ECTS de “Encargo docente”. Pero no he conseguido encontrar nada (bueno, hace un par de semanas encontré un artículo donde, de refilón, se comentaba el tema…. pero no lo anoté y ahora no puedo recuperarlo -el artículo comentaba que los alumnos no llegan a dedicar el 80% de las horas previstas por ECTS y daban datos de facultades de psicológia y otras titulaciones… pero no recuerdo ni siquiera si estaba escrito en castellano o en inglés-).

Es extraño pues el cálculo debería ser sencillo. Un profesor es un trabajador que dedica 1.700 horas al año. Debe impartir XX créditos si es tiempo completo… y saldrían fácil las horas que cada crédito representa. Como este cálculo no lo ha hecho nadie (al menos nadie que yo haya conseguido leer), me hace sospechar que la incógnita es, ¿cuántos créditos tendría que impartir al año un profesor a tiempo completo que sólo se dedicara a docencia?

No debe ser una cuestión sencilla. En la Universidad Española, que es la que mejor conozco, los profesores a tiempo completo tenemos que hacer mil funciones (docencia, gestión, investigación…). Es más, el incauto que se dedica SOLO y exclusivamente a la docencia no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir al sistema de acreditaciones y, a medio o largo plazo, desaparecerá de la universidad.

Hasta que encuentre una solución “oficial” a esta cuestión voy a hacer algunos números partiendo de ciertas suposiciones.

Suposición 1: al contratar a un profesor a tiempo completo sin capacidad docente se le suponen 33 créditos de docencia en la universidad española. Cuando se consigue el doctorado y una plaza docente e investigadora (como podría ser la de Titular de Universidad) , se pasa a 22 créditos. Puesto que no se puede conseguir pasar a TU sin hacer investigación, y sería un sin sentido que los docentes a tiempo completo no se dedicaran también a investigar para poder promocionar. Los 33 créditos que imparte un un profesor universitario a TC no pueden consumirle sus 1.700 horas de trabajo. ¿Cuanto tiempo tendrían que consumirle?  Voy a intentar responderlo haciendo una nueva suposición.

Suposición 2: consideremos que un funcionario estabilizado como Titular de Universidad deba dedicar el 50% de su tiempo a la docencia y el otro 50% a la investigación (si tiene que ocupar puestos de gestión, se le reconocen como descarga de dedicación docente y el supuesto sigue funcionando). En este caso, dispondría de 850 horas al año para docencia y otras tantas para investigar. En las 850 horas docentes debe impartir 22 créditos ECTS. Por lo tanto, cada crédito ECTS supone una carga de trabajo de 38.6 horas al profesor. 10 de esas horas las pasará en presencia del alumno y las otras 28 son las horas necesarias para corregir trabajos, preparar clases, evaluaciones, pasar notas, gestionar reservas de aulas y otras actividades necesarias para su docencia.

Si fuese cierto el supuesto 2, impartir un grupo de una asignatura de 5 créditos supondría al profesor 193 horas de trabajo.

¿Habré hecho una suposición correcta o el estatuto del profesorado indica cuántas horas corresponden a docencia y cuántas a investigación?

— una semana después—-

Las horas de trabajo anuales deberían ser en torno a 1725 horas/año ((52 semanas/año – 4 semanas de vacaciones – 2 semanas festivos)*37.5 horas/semana)

Revisando mis archivos he dado con el BORRADOR ESTATUTO DEL PERSONAL DOCENTE E
INVESTIGADOR DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS ESPAÑOLAS VERSIÓN PARA CONSULTA Mayo 2011

Supongo que la versión definitiva no habrá cambiado mucho respecto a lo que pego  a continuación.

Art. 14

6. La dedicación del profesorado universitario a tiempo completo se distribuirá de la
siguiente forma en su jornada laboral en cómputo anual:
a) El 80 por ciento para actividades docentes y de investigación y, en su caso, de
innovación y transferencia. Este porcentaje podrá ser reducido por actividades de dirección y
gestión, en los términos que establezca cada universidad.
b) El 20 por ciento restante se dedicará a actividades de formación continua que se
concreten en la asistencia a cursos y seminarios, reuniones y congresos científicos, y estancias
cortas en otras universidades, instituciones, empresas o centros de investigación, y otras que
faciliten o favorezcan sus funciones como profesor universitario y que cada interesado podrá
determinar libremente y justificar ante su universidad.

 8. La asignación máxima de horas a un profesor universitario para el desarrollo de
actividad docente básica será de 240 horas en cómputo anual. Se entiende por actividad docente
la prevista en los párrafos b), c), i) del artículo 9.2.
En el mismo caso anterior, la asignación de horas a un profesor universitario para el
desarrollo de la actividad docente complementaria será de un máximo de 180 horas en cómputo
anual Se entiende por actividad docente complementaria la prevista en los párrafos a), d), e), f),
g) y h) del artículo 9.2

 

Pues empecemos a hacer números.

De las 1.725 horas anuales, tenemos disponibles 1.380 horas (80%)  para tareas docentes y de investigación.

Primera reflexión.  La distribución de carga de trabajo para el PDI parece ser 66% Investigación y 33% Docencia

Aparentemente el Estatuto del PDI considera que el máximo de horas docentes anuales son 420 horas (240+180). Considerando el referente de 22 créditos ECTS anuales, que parece ser el habitual en la mayoría de universidades, cada ECTS puede suponer 19 horas de trabajo del profesor (10 horas presenciales con alumno y 9 horas de trabajo adicional “no presencial”).

De este modo se disponen de 960 horas al año para investigación y 345 horas para formación y desarrollo profesional. Si se dedican horas a gestión, se reducirán del encargo docente.

Segunda reflexión. Yo no lo debo estar haciendo muy bien, en primer lugar trabajo demasiado (entre 1.850 y 2.200 horas al año). En segundo lugar distribuyo mal las horas que dedico (40% docencia, 40% investigación, 20% gestión).

Conclusión: debo aprender a trabajar menos. Para ello me planteo como objetivos:

  1. Aprender a dar docencia de una calidad similar a la que doy ahora, pero invirtiendo como máximo 25 horas/ crédito
  2. Aprovechar las reducciones de gestión (ya basta de impartir 3-5 créditos ECTS al año por encima de lo que me toca tras las reducciones).
  3. Desvincularme paulatinamente de tareas de gestión.
  4. Mantener el nivel de horas trabajadas para investigación.

———————————

un año y tres meses después (varios decretos, borradores y normas internas de por medio) tengo una respuesta más concreta a la pergunta: http://jamg.blogs.upv.es/?p=635

Impactos: 2208